Casting para el pequeño duendecillo adorable

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Casting para el pequeño duendecillo adorable

Mensaje por Alice Cullen el Lun Dic 12, 2011 3:15 am

Like a Star @ heaven Nombre de Personaje: Alice Cullen

Like a Star @ heaven Casting:

Había amanecido como un día totalmente normal, nada fuera de lo común en la casa a las afueras de Forks que recientemente habíamos adquirido para vivir en ese lugar, a pesar de que anteriormente Carlisle ya había residido en ese pueblo junto con Edward, Rose, Emmet y Esme era la primera vez que yo y Jasper íbamos a vivir en ese lugar. Parecía un sitio tranquilo y en el cual no habría problema alguno para representar nuestra fachada puesta en práctica tantas veces antes, todo iba perfecto hasta que Emmet en su siempre afán de fastidiar a su linda y adorable hermana representada en mi persona menciono la palabra “caza” o más bien la oración “Jasper no conoce el territorio habría que salir a enseñárselo Ed” y claro Eddie en uno de sus extraños momentos solidarios como hermano que se presentaba cada vez que mi mente gritaba “No te atrevas Edward Cullen si no quieres que te torture mentalmente cada día con imágenes que te juro te traumarán de por vida”, opino que hacía falta un momento entre hermanos por lo que Jasper se vio atrapado y diciendo si a la expedición de caza. Coloque un mohín de molestia en mi rostro mientras le sacaba la lengua a Emmet y me cruzaba de brazos y fruncía el ceño para Ed dejándole de manera bien clara cuan enojada estaba con él mediante la proyección fuerte de mis pensamientos, esperaba que le diera jaqueca, sonreí satisfecha.

Siempre que Edward, Emmet y Jasper tenían la idea de salir de caza juntos podía sentir como claramente una estela de nostalgia se cernía sobre mí ser, después de despedirme de mis hermanos con mis típicos comentarios para fastidiar a Eddie y las bromas a costa de Em, dirigirle una sonrisa encantadora y llena de amor y buenos deseos a Jasper me quedaba parada con los brazos cruzados apoyada en el resquicio de la puerta trasera de nuestra casa, me encontraba a mi misma reprimiendo un suspiro que sabía que si dejaba salir de mis labios el escucharía y le haría darse la media vuelta para regresar a mi lado, mientras observaba sus siluetas alejarse a gran velocidad, con la vista clavada en la silueta que sabía pertenecía a él, en esa silueta tan conocida y familiar para mí que fácilmente podría identificarla dentro de una enorme multitud sin hacer el más mínimo esfuerzo… en la silueta de Jasper Withlock.

En ocasiones como esas siempre me sumergía irremediablemente en mis recuerdos, retrocedía en el tiempo dejando mi mente divagar hacia aquel frio y a la vez húmedo día del año de 1948 en el que lo había conocido; parecía haber sido apenas ayer, negaba con la cabeza, con una ligera sonrisa asomándose por la comisura de mis labios, mientras recordaba cómo había llegado a mí de manera totalmente repentina la visión en la que lo había visto por primera vez y que había sabido que cambiaría mi vida entera aun antes de estar totalmente segura de que fuera a realizarse, fue gracias a esto que a pesar de encontrarme en el otro extremo del país había viajado sin detenerme a pensarlo dos veces hacia Philadelphia con el fin de no llegar tarde a ese “encuentro” ya marcado, encuentro que desde luego yo sabía que iba a tener lugar pero del que el otro participante no tenía ni la más remota idea. Mi don era en ocasiones una real bendición que había traído cosas preciosas a mi vida, el tesoro más grande de todas esas cosas era mi Jasper, el ser que me impulsaba seguir día a día, quien me hacía recordar lo maravillosa que era esta existencia si lo tenía a mi lado para acompañarme en ella, el que me inducía a darlo todo y a luchar contra todo… incluso contra el destino.

Seguía hundida en mis recuerdos mientras multitud de sonidos me llegaban desde el bosquecillo que se encontraba rodeando la casa, podía escuchar a Rose frustrada en la parte alta muy seguramente por la misma razón que yo me encontraba ahí en el resquicio de la puerta con mis pensamientos como únicos acompañantes, a Esme hablando con Carlisle acerca de su nuevo proyecto de remodelación y multitud de sonidos más… “Olvídalo Rose sabes que Emmet se molestará si vas y vamos hermana, sinceramente, puedes vivir un día sin romper alguna cama” solté una risa cantarina ale escuchar el bufido de mi hermana y su “Alice” en tono de advertencia. Después de esa pequeña divagación de mi mente volví a seguir con lo mío, mis recuerdos

Nunca olvidaría ese día, era un martes, un perfecto martes lluvioso en la ciudad de Philadelphia; detalle que por supuesto yo ya sabía, por lo que me encontraba caminando por las calles del lugar en busca de la cafetería que estaba al tanto era la indicada con un paraguas sostenido con una de mis manos sobre la cabeza, caminaba de manera grácil entre los transeúntes, evitando chocar con cualquiera de ellos gracias a mis movimientos precisos y elegantes, parecía flotar más que caminar; el olor a tierra húmeda me llenaba la nariz y los cientos de efluvios de las personas que se encontraban expuestas ante mi quedaban sepultados por la multitud de olores que la lluvia y el viento traían a su paso. Finalmente divisé la cafetería que se encontraba presente en mi visión y crucé la calle para dirigirme hacia ella mientras me recordaba que debía moverme a paso humano a pesar de lo emocionada que me encontraba, tenía que contenerme para no ponerme a pegar de saltos en la calle y ocasionar con esto el llamar la atención de los demás.

Abrí la puerta del local e ingresé a la abarrotada cafetería, cerré el paraguas y le sacudí las gotas de lluvia por fuera, para después dejarlo asentado en la entrada, mientras sacudía grácilmente mi cabello para librarlo de los residuos de agua que llevaba, conservé; sin embargo, mi abrigo. Suspire para darme valor más por costumbre que por nada y por que debía seguir recordando actuar humanamente, ser todo lo humana posible, aunque ya sentía las miradas de los demás comensales posándose encima de mí y divise vistazos del futuro en los que más de uno decidía que repentinamente le había agarrado una urgente necesidad por abandonar el local: su instinto de supervivencia decidiendo por ellos cuando se encontraban delante del cazador. Me dirigí hacia la barra más alejada, la que se encontraba al fondo y pedí un café cuando el mesero se acerco hacia mí quedando totalmente cautivado por mi presencia, le sonreí relajadamente y con un gesto divertido en la cara mientras soltaba una pequeña risita al notar lo nervioso que se había puesto.

Los minutos iban transcurriendo lentamente, en menos de una hora más de la mitad de los comensales del lugar se habían marchado, “O no he notado que dejo de llover o en Philadelphia gustan de mojarse” me dije a mi misma mientras observaba como una pareja más de comensales salía de ahí con los rostros crispados de tensión y echando ligeras miradas tensas hacia mi aún sin saber muy bien el por qué de ellas, tamborileé mis dedos impaciente sobre la taza de café mientras me perdía en el extraño sonido que mis dedos producían sobre aquella pieza de porcelana, bufé frustrada, el joven de mi visión se estaba tardando; los escenarios cambiaban constantemente y sabía que una sola decisión de último minuto por su parte haría que el encuentro que había ido a buscar no se produjera, aún así decidí ser positiva: él iría, tenía que ir, era cosa del destino y nosotros debíamos vernos porque así tenía que ser, tarde o temprano estábamos destinados a encontrarnos y nadie mejor que yo lo sabía.

De repente supe que la espera había terminado, antes de que la puerta se abriera ya me encontraba totalmente erguida y lista para ponerme de pie apenas su figura entrara por la puerta. La campanilla que indicaba la entrada de alguien sonó y todo ocurrió en menos de un segundo, si albergaba la mas mínima pizca de duda acerca de si aquello era lo correcto murió en el momento en que vi su rostro y me encontré atrapada por su mirada y las emociones que parecían emanar de su cuerpo. Me quede ligeramente turbada por un momento, supe desde ese instante que nunca sería capaz de apartarme de su lado de nuevo, que había caído irremediablemente atrapada ante su presencia, su porte, la gallardía que emanaba y ese encanto que destilaba aún sin darse cuenta, al posar mis ojos sobre los suyos tuve un vistazo a su interior, y supe que dentro de él había gran dolor y turbación, un pasado oscuro pero no me importo y eso solo hizo que las ganas de estar a su lado aumentarán, ser paz dentro de su zozobra y ser esperanza para su vida, una luz de esperanza, algo a donde agarrarse, eso era lo que sentía en ese momento que quería ser para él; sacudí la cabeza, coloqué una sonrisa de satisfacción en mi cara y me dirigí hacia él con el paso grácil de una gacela y la elegancia de una bailarina de ballet, todo eso había durado menos de tres segundos.

Pude leer la expresión de consternación en su rostro como si no consiguiera estar muy seguro acerca de cuáles eran mis intenciones pero no cambie mi rumbo y me encontré colocada frente a él totalmente confiada y decidida acerca de mi manera de actuar, poniendo mis manos en posición de jarra sobre mis caderas y colocando un mohín que quería parecer molesto aunque mis ojos no dejaban de sonreír, ladeé la cabeza observándolo fijamente con un gesto entre exasperado y travieso, todo a nuestro alrededor había desaparecido para mí, en ese momento en lo único en lo que podía concentrarme era en el joven que tenía enfrente y en todos los surcos que adornaban su perfecta cara, una cara que ya estaba segura podría pasar la eternidad contemplando sin cansarme de ello.

-Me has hecho esperar mucho tiempo

Las reacciones de su rostro cuando pronuncie esas palabras en un tono entre divertido y correctivo me hicieron sonreír de lado, lo observé agachar la cabeza y recomponer el gesto de sorpresa por uno de considerada educación, pedazos de futuro pasaban ante mis ojos, un futuro que era aun lejano pero que sabía que conseguiría, para mi sorpresa se disculpo por su retraso con un marcado acento sureño y modales totalmente refinados y yo sin pensarlo le tendí mi mano para que la tomara sin mediar una palabra más, le sonreí cuando la tomo y salimos de ese lugar sin preocuparme a detenerme por tomar de nuevo mi paraguas mientras sentía que las piezas del destino encajaban como un puzle perfecto que se había reunido de nuevo después de mucho esperar… y por primera vez realmente no me importo no saber de mi pasado por que ahora estaba segura de que tenía un futuro maravilloso delante de mí para toda la eternidad.

Por fin salí de mis recuerdos, negué levemente con la cabeza y con una sonrisa inmensa en mi cara subí las escaleras corriendo llena de energía más que dispuesta a sacar a Rose a rastras de esa casa si era necesario, probaríamos cuanto tardaba su carro en llegar a L.A. y vaciaríamos mil tiendas de ser necesario aunque Esme tuviera que hacernos un nuevo armario total que ella adoraba remodelar y Carlisle era completamente incapaz de negarle algo y bueno… con suerte encontraríamos algo en las tiendas que hiciera que ese par de compañeros atolondrados lo pensaran de nuevo más de una vez la próxima vez que pasara por su cabeza ir de caza sin nosotras.


Like a Star @ heaven ¿Por qué deseas este personaje?

-Tengo 10 razones por las cuales deseo ser el personaje y ahí les van:
1.- Por que en cita textual de Rosalie Hale “Eres tan castrosa como el duende”, refiriéndose a mí claro
2.- Por qué Alice sabe divertirse
3.- Por qué… ¿de qué otra forma podría moles-castrar a Rose, torturar mentalmente a Eddie, ser la niña buena, linda y que no rompe un plato de Carlisle y Eme, y fastidiar a Em?
4.- Porque de alguna forma debo y quiero, merezco y apetezco, y se con certeza absoluta que le ganare la batalla a la Chabela… digo a Bells XD
5.- Porque es la única forma en la que tendré un Porsche Turbo 311… no pueden culparme por eso ¿Vieron ya que pedazo de coche es? Así hago de nana de la adop... digo Bells mas seguido XD
6.- Porque soy… totalmente Alice y no, no es anuncio del Palacio de Hierro
7.- Porque mis fiestas serán sin duda las mejores y si quedo como Alice habrá pachanga hasta que nuestros cuerpos inmortales aguanten en Kalakari al estilo adonista griego
8.- Porque soy simplemente adorable al estilo Alice o séase que por más que moleste a alguien no pueden dejar de amarme, llevare la contra sin ceder un solo ápice, haré que hagan cosas que no quisieran y aun así… ME AMARAN Y ADORARAN
9.- ¿Han escuchado eso de que Alice es como un pequeño torbellino que nunca para? Noticias de última hora… soy aun más hiperactiva y pongo de testigos a toda la lista de mis amigos y gente que ha pensado en amarrarme para que me quede quieta… Juro Solemnemente ser un vórtice de hiperactividad con crecimiento lineal
10.- Por qué Jazz es capaz de hacerte sentir orgasmos sin tan siquiera tocarte ¿Quién no quiere un chico así?... ok no jaja la verdadera razón 10 es: Porque viendo el futuro pongo un changarro en una feria ambulante y resuelvo mis problemas económicos o mejor aún… predecir la bolsa de valores es buen negocio.
avatar
Alice Cullen

Mensajes : 5
Fecha de inscripción : 12/12/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: Casting para el pequeño duendecillo adorable

Mensaje por Twilight Revolution el Lun Dic 12, 2011 4:13 am

CASTING ACEPTADO
Puedes pasar a colgar tu ficha y completar registros. ¡Bienvenid@ a Twilight Revolution!

Twilight Revolution
Admin

Mensajes : 54
Fecha de inscripción : 12/11/2011

http://twilightrevolution.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.